Guía del escritor novel (que no del autoestopista galáctico)

Son ya unos meses desde que me metí en esta aventura de la que aún no he visto las curvas ni el final, pero que me han servido para ir aprendiendo una serie de cosas interesantes en el camino que quisiera dejar aquí patentes para muchos de esos escritores que no terminan de lanzarse y que no se toman en serio esta noble profesión, seguramente por miedo al vacío que hay después de tener que dar un, ya de por si acojonante (permítanme la palabra que mejor lo define aunque sea malsonante), tremendo salto de fe.

Quiero aclarar antes de arrancar que todo lo que aquí cuento son mis experiencias y lo que he ido aprendiendo en este proceso, que no hay verdades absolutas, que no hay fórmulas de éxito y que esta entrada tampoco lo es y tan solo pretende compartir una serie de vivencias y lecciones aprendidas (no todas ellas positivas) en este proceso de convertirse en un escritor profesional empezando desde cero y sin que me conozca absolutamente nadie.

De igual modo y antes de arrancar, pienso que lo mejor es, un poco en frío, disparar sin criterio todos los mitos y leyendas que envuelven este paso y que, en la mayoría de los casos, son terrores infundados por motivos diversos que tocaremos por encima ya que, aunque hay mucho de psicología en este post, tampoco es la intención llevar a cabo un psicoanálisis de la profesión ni es necesario sentarse en un diván. No eres ningún autoestopista galáctico pero voy a contarte mi experiencia en el camino por si puede servirte de algo.

¿Qué suele decir la gente y qué solemos decirnos nosotros mismos ante eso de “hazte escritor”? (de nuevo, en mi experiencia):

– De los libros vive muy poca gente

– Hace falta mucha suerte

– Sin una editorial potente detrás no eres nadie

– Escritor se nace, no se hace

– No dejes tu trabajo hasta que veas si tiene futuro…

Bueno, hay muchas más pero creo que estas cinco resumen los grandes miedos que hay a la hora de dar el paso de comenzar a escribir, no ya por hobby, sino buscando algo más: buscando poder vivir de ello. Aquí voy a obviar cualquier cosa que no sea escribir novelas (o ensayos), es decir, no hablaré de los blogs, por una razón sencilla y es porque tienen otro modelo de negocio que desconozco. Aunque tengo uno que estáis leyendo, no gano ningún dinero con él (al menos por ahora) ni lo pretendo. Para mi esto es un escaparate para mostrar mis obras y poder contactar con mis lectores, si es que llego a tenerlos en algún momento 🙂 Escribir blogs y monetizarlos es un arte en el que no he investigado nada así que si no vas a escribir libros, esta entrada quizás no te ayude de mucho a pesar de que alguna de las cosas se compartan.

– De los libros vive muy poca gente

Nunca una frase ha sido tan cierta y tan falsa a la vez… y me explico: muchísima gente escribe y muchísima gente podría vivir de ellos, pero decide no hacerlo. Y me explico, al final, ese paso que supone un profundo cambio de mentalidad entre el “escribo por placer y por si suena la flauta” a “soy escritor, venda 1 millón de libros o 0”, es el que va a marcar la diferencia entre poder vivir de esto o engordar un sueño que se convertirá en irrealizable por nosotros mismos.

Ojo, yo no digo que aquí cualquiera con un portátil, una tablet, un smartphone o una pluma de ganso y un tintero cargado pueda vivir de la escritura. Lo que digo es que mucha gente que dice que querría hacerlo, en realidad no hace absolutamente nada por conseguirlo. Y esto lo digo no porque sea una obviedad sino porque se muy bien lo que significa al haber sido yo mismo víctima de ese razonamiento.

Por una serie de circunstancias personales, dejé mi trabajo, una profesión en la que llevaba metido más de diez años y lo que puedo decir de primera mano es que, si no se hubiera dado esa situación, haber dado el paso serio, el cambio de chip, esto habría sido imposible.

Que quede claro, pertenezco, al menos por el momento, a ese grupo de escritores que han vendido 0 libros. “¿Pero entonces qué cojones me estás contando?”, pensarás con buen criterio, pues ahora mismo te lo explico. Estoy terminando de traducir mi primera novela antes de publicarla, lo que espero hacer en menos de un mes, mientras termino de escribir la segunda y con las ideas para dos más, por el momento. No es mi intención hablarte “desde el éxito” porque para eso ya tienes a 200 millones de escritores, incluido “Mientras escribo”, de Stephen King. Quizás la perspectiva de un don nadie pueda servir para darte más ánimos que el reflejo del oro del éxito que se puede leer desde la perspectiva de un escritor de best sellers. Entre tú y Stephen King estoy seguro de que habrá notables diferencias, pero entre tú y yo, puedes creerme, no hay tantas.

Volviendo al foco de la pregunta: de los libros vive muy poca gente. Bueno, como decía, no quiero entrar en un sesudo análisis psicológico pero si al menos dar unas pinceladas sobre lo que hay detrás de eso porque, teniendo ya una edad, he escuchado ésta, o versiones parecidas, de lo que yo llamo como “las frases lapidarias de los acaba sueños”. Soy consciente de que de un tiempo a esta parte, igual más de una década, se ha fomentado eso del “persigue tus sueños y sé feliz” y creo, desde mi opinión, que con una versión muy ventajista y poco responsable. Está claro que la gente debe ser feliz (intentar serlo por el mayor espacio de tiempo, al menos, ya que la felicidad no es un estado permanente) pero sobre todo debe pelear por realizarse, por buscar su camino y por encontrar aquello que les haga levantarse por las mañanas, si no con una sonrisa, con las suficientes ganas como para tirar para adelante pensando que lo que haces deja una huella. De nuevo, sé de lo que hablo después de haber estado con una sensación de vacío inmensa durante todos los años que dediqué a mi anterior profesión y a los años empleados en estudiarla.

Porque aquí es donde viene la clave: es la sociedad la que te va a poner palos en las ruedas hasta que seas tú mismo quien lo hagas ya que nadie que no pelee, como tú, por llevar a cabo un sueño, va a estar de acuerdo contigo ni va te lo va a poner fácil ya que esa batalla ellos no la han querido librar y tú supones una amenaza para el sistema que han montado en su cabeza. ¿A cuánta gente conoces amargada en sus trabajos, explicando que les encantaría hacer otra cosa pero no pueden? Puedan realmente o no (ya que obviamente hay casos para todo), lo que te digo es que no busques comprensión porque difícilmente te la van a dar ya que supones una seria amenaza. Lo que intentarán, en su mayoría, es inundarte con sus miedos propios poniéndote el reflejo del fracaso que, no nos engañemos, es altamente probable (y con fracaso, que es una palabra compleja y con tantas acepciones como seres humanos, me refiero exclusivamente a no poder materializar ese sueño, es decir, vivir de escribir libros).

“No creo en el mito romántico de que el escritor debe pasar hambre, debe estar jodido, para producir. Se escribe mejor habiendo comido bien y con una máquina eléctrica”.

Gabriel García Márquez

Así que, cerrando con esta pregunta, la respuesta es: CLARO QUE SE PUEDE. La prueba de que cientos de miles (y digo bien, miles) de personas lo hagan significa que es posible y que no has elegido hacerte rico explorando asteroides en busca de materiales preciosos (que debe ser altamente lucrativo pero es una profesión de la que desconozco 1 solo caso de éxito).

La pregunta ya no es si se puede o no (CLARO QUE SE PUEDE, grábatelo a fuego en la mente), sino cómo hacerlo. Porque, no te engañes, para lograrlo, vas a tener que considerar esto un trabajo y eso conlleva, como en todos los trabajos, tener que aprender, esforzarte y dejarte la piel como si de una empresa (y puedes quitar el como si) se tratase. Tu libro es tu producto y tú eres el empresario. Con esto no quiero quitar el romanticismo a la figura del escritor ni pasarme al bando de aquellos que mercantilizan la profesión y hablan desde una perspectiva MBA del tema de los libros porque, aunque se muy bien de qué van esos temas, para mi la escritura es un arte y el libro su expresión pero eso no quita que vender un libro sea un negocio.

Palitos en las ruedas

Paro aquí para explicar en la siguiente afirmación capciosa y común, de qué va esto.

– Hace falta mucha suerte

Se sobreentiende que para “triunfar”, que en nuestro contexto se resume, exclusivamente, a poder vivir de la escritura. Pues aquí, en lugar de mentirte te voy a contar una verdad que yo he leído pocas veces: SI, HACE FALTA MUCHA SUERTE. Pero no te decepciones todavía, porque suerte, nos hace falta en todo lo que hacemos en la vida ya que es la suerte, casualidad, los hados, las parcas, las que muchas veces van a hacer que publiques una entrada el día correcto a la hora correcta y lo vean diez millones de personas, o simplemente una con dos cientos millones de subscriptores y te vea y la referencie, o que no te vea nadie. La suerte hace falta en todo en la vida pero, y aquí está la cuestión, eso no debe limitarte en lo más mínimo ya que la suerte también se busca y se fomenta.

Solo considerándote escritor, trabajando como un mono por ello, aprendiendo cada día sobre las mil facetas que engloba la profesión, minimizas que la MALA SUERTE te la juegue y fomentas que la BUENA SUERTE te guiñe un ojo. Lo que te garantizo es que si no te lo curras y te dejas la sangre en el trabajo, es difícil que llegues a ningún lado por mucho que de tus dedos broten metáforas dignas de Espronceda o de Quevedo.

La diosita fortuna

Lo que hace falta no es suerte sino un plan… lo que nos lleva al siguiente punto.

– Sin una editorial potente detrás no eres nadie

Pues no, no es verdad. El mundo de las editoriales ha cambiado de una forma bestial en la última década y la razón no es otra que Amazon y sus ebooks. El mundo de las editoriales lleva años con un modelo de negocio que se resiste a modificar porque le resulta satisfactorio y, conste, que yo no critico en absoluto a las editoriales puesto que me consta que las hay muy buenas, muy justas y muy profesionales. Ellas llevan a cabo un negocio que es equivalente al del ojeador futbolístico: buscan diamantes en bruto para pulirlos y compartir la explosión. Obviamente este proceso implica que muchos de esos diamantes en bruto se queden en el “en bruto” y por tanto las editoriales, que realizan sus inversiones serias, buscan el éxito y sacar el máximo beneficio. Después de mucho investigar, mi primera novela la voy a autopublicar por una razón muy sencilla: no puedo ni quiero esperar el tiempo que implica meterme en el proceso de encontrar una editorial ya que estaría aumentando notablemente el factor suerte que tanto me empeño en disminuir (la mala suerte). No sé cuándo me responderán. No sé quién leerá mi manuscrito. No sé si esa persona habrá dormido bien. Si le gusta mi género. Si está de buen humor. Si justo la editorial que me encanta tiene abierto el plazo en el momento que me interesa. No quiero esperar a una respuesta que, según leo, a veces jamás llega… Mi paso por las editoriales no está cancelado en absoluto pero no pertenece a este momento por una cuestión de expectativas y de planificación.

Y al autopublicar, además, no solo aprendes diez mil cosas realmente útiles de tu nueva profesión sino que tienes el control de todo lo que pasa, lo cual es algo muy interesante para, si llega ese día en que tienes que negociar con una editorial, saber lo que hay detrás.

En este nuevo mundo donde autopublicar es GRATIS, si no sacas tu libro adelante es porque no quieres. Eso si, sacar una (con perdón de nuevo) mierda o un producto profesional serio, requiere de muchísimo esfuerzo ya que no vas a contar con los recursos que pone a tu disposición la gran maquinaria editorial. Y aquí hablamos de:

– Corrección ortotipográfica y de estilo

– Repaso de la trama y de la coherencia

– Claves sobre aspectos que más llaman la atención a los lectores y que la experiencia de millones de libros vendidos proporciona

– Portada

– Maquetación

– Distribución

– Traducción

– Etc, etc, etc

Te vas a tener que encargar de todo eso tú y vas a tener que ponerle mucho trabajo, mucho sudor, muchas horas y mucha ilusión para que la gente no abra tu libro y después de la segunda falta de ortografía o salto de página mal colocado, digan “menuda basura amateur”. Porque claro, puedes ser escritor pero de ahí a ser empresario hay un paso que igual no te apetece dar y, te puedo garantizar que si no estás dispuesto a darlo, no vas a llegar muy lejos. Porque después de todo esto te queda lo más jodido: la promoción. Y ¡ay amigo! Ahí no hay trucos que valgan. No hay fórmulas, no hay leyes… solo experimentar, leer mucho marketing sobre el tema (no dar excesivamente la brasa para cansar a tus subscriptores que muchos ya habrán leído tu libro)… este post no va de eso pero si hay mucha gente que lo pida, me meteré con ello en otra entrada. Y es que el escritor, el escritor de pura cepa, el bueno, nace, no se hace, ¿verdad?

Si no te resulta familiar… vete familiarizando

– Escritor se nace, no se hace

Pues la respuesta rápida es NO. Como todo en esta vida, todo se hace. ¿Necesitas un don para ello? Pues como para todo en esta vida, hay gente a la que se le da bien, lo disfruta, es lo que le gusta, es “lo suyo” y eso se nota. Ronaldo Nazario no hubo muchos. Michael Jackson tampoco. Pero hay muchos futbolistas y cantantes muy buenos, que han podido vivir de su pasión, con trabajo, trabajo y más trabajo.

Porque te puede gustar escribir pero si en cada frase metes diez faltas de ortografía, poca gente te leerá. Si no sabes cómo funciona un diálogo, la gente se perderá en los tuyos. Si no sabes llevar el peso de la narración y la perspectiva, puedes volver loco a un lector que, en un momento dado, no sepa ya a través de qué ojos está mirando la escena.

Y para eso solo hay un truco, leer, leer y leer. Leer libros, de tu género, los que tienen éxito y los que no. Leer de otros géneros y aprender cosas nuevas. Leer sobre tu profesión e intentar aprender cosas de ella en todos los niveles porque es difícil tener éxito y claro, mejor no dejes tu trabajo hasta que sepas si vales.

Cambia los cascos por un papel y un boli y ¡equilicuá!

– No dejes tu trabajo hasta que veas si tiene futuro…

Dios, los ingenieros, los primigenios… me libren de dar consejos. Lo que puedo decirte, desde mi experiencia de nuevo, es que ser pluriempleado es algo muy jodido y que la mayoría de las veces eso te lleva a no poder dar lo mejor de ti en ninguno de los dos trabajos. Porque mientras veas la escritura como un hobby (lo cual es maravilloso y respetable) seguirá siendo un hobby. Y si lo ves como un trabajo, vas a tener que trabajar. Y eso no significa solo tener la constancia de madrugar o acostarte tarde para poder escribir, implica muchas más cosas. Porque claro, los fines de semana, las responsabilidades… todo va a hacer que tu libro se alargue. Y se alargue y se alargue y se alargue. Y después la edición. Y después la maquetación. Y si, como yo, lo traduces para ampliar mercado, ni te cuento.

No puedo recomendarte dejar tu trabajo por la escritura y eso que yo, en cierto modo, lo he hecho, porque eso requiere que persigas un sueño con todos los sacrificios que conlleva y siendo consciente del leñazo que te puedes dar, de los riesgos y de las responsabilidades. Pero si que te digo que o te lo tomas como un trabajo, o estarás, de nuevo y sin menospreciarlo, con un hobby como el que se apunta a zoomba, a un taller de gastronomía o se va a correr al parque después de su jornada laboral. Algo fuera de tu trabajo “de verdad” al que no le estás poniendo toda la leña para que la máquina vaya a tope.

La entrada está quedando más larga de lo habitual y no me gusta porque creo que la gente se cansa rápido de estas lecturas así que, si has llegado hasta aquí y quieres debatirlo, quieres compartir tus experiencias, te parece bien, mal, regular o no estás de acuerdo, deja un comentario aquí en @BJSal3 o en el grupo de escritores de Facebook que ayudo a administrar “Mundo de Escritores” y estaré encantado de poder conversar contigo, compañero.

¡Saludos!

Todos los contenidos de esta web han sido registrados a través de SafeCreative

13 Pensamientos

  1. Eso que dices, como explicas, desde tu experiencia, de no haber publicado nada todavía, pues es clave en lo que opinas:No, no hay miles de personas viviendo de escribir, de hecho, muy muy pocos best seller pueden hacer lo, los demás necesitan otra fuente de ingresos para subsistir. Con respecto al trabajo, efectivamente, ser escritor que publica es un trabajo constante que requiere esfuerzo y mucho tiempo de dedicación, si tú no te lo tomas en serio, no esperes que los lectores lo hagan, y con respecto a auto publicar, decirte que la idea de que te lo hagas tú todo no me parece muy acertada, lo primero, corregir tú propio libro es un error, nadie ve sus propios fallos por muchas clases de ortografía y de estilo que tome, necesitas un profesional que sepa hacer lo y te diga justo «lo que no quieres oir» De hecho, cuando revisas varias veces tú libro dejas de leerlo en realidsd y pasas a sobre leer o suponer lo que pone porque te lo sabes casi de memoria, con respeto a la maquetación y sobre todo, diseño del libro, estamos en lo mismo, no compares tú capacidad con la de un profesional que lleva trabajando años en ellos, el resultado no es, ni por asomo, el mismo. Dicho todo esto, me alegra de que te has preocupado de gastar tu tiempo en intentar ayudar a otros con tu experiencia, eso lo hacemos muy pocos. Un saludo.

    1. Hola Vanesa! Ante todo, mil gracias por haberte tomado la molestia tanto de leer el post como de compartir tu opinión. Es genial y además muy importante para mi el leer a gente que habla desde una experiencia de este tema. Voy a intentar responder a las cosas que has puesto lo más claramente que pueda. En primer lugar y como bien apuntas y como ya he dicho y repito, hablo desde la inexperiencia de no haber publicado aún nada. Es algo que va a cambiar en menos de un mes pero he querido hacer esta entrada antes, precisamente para poder ponerme del lado de toda la gente, como yo hasta dentro de unas semanas, que nunca ha estado al otro lado de la barrera. Eso, evidentemente, me va a llevar a cometer errores por desconocimiento pero también aporta una visión que no está condicionada por mi éxito o fracaso personal y, vayan como vayan las cosas, ya habrá otros posts para el después. También quiero dejar claro que, aparte de hablar sin experiencia de publicar, el objetivo del post es, fundamentalmente, hacer ver a todo el mundo que para poder dedicarse a ello de una forma profesional hay que considerarlo una profesión y actuar acorde con eso. Esa es mi idea fundamental: trabajar. Pero, por otro lado, el hecho de no tener la experiencia de haber publicado no quiere decir que en muchas cosas (o en todas) hable sin saber o sin tener idea… hay mucha lectura detrás de muchos casos y aunque entiendo tu punto de vista y comprendo lo que quieres decir, planteo un enfoque diferente. Obviamente, no afirmo que millones de personas hayan hecho fortuna a través de la escritura. Sería absurdo decir eso. Lo que quiero decir es que esto es un trabajo y que si te lo tomas como un trabajo, perfectamente puedes vivir de ello. Y ni yo puedo darte la lista de los escritores que viven de esto ni tú tampoco la lista de los que no, hablamos en base a creencias (sé que hay mucha experiencia y testimonio a ambos lados, pero espero hacerme entender aunque sea complicado para mi). La pregunta que te lanzo es: ¿de toda esa gente que como me dices necesita de otras fuentes de ingresos, cuánta dedica a la escritura el tiempo de un trabajo? A donde voy es a que si publicas un libro (hablo en general, por supuesto, espero que quede claro que tu opinión me merece todo el respeto y es que además, comparto muchísimas cosas que dices) al año, ¿cómo vas a vivir de ello? ¿Cómo vas a vivir de ello si tardas un año en editar, corregir, etc. etc.? Es imposible. Entiendo que mucha gente que se siente (¡y es!) escritora habla de otras fuentes de ingresos porque sus circunstancias personales no les permiten apostar más fuerte (en muchos casos los miedos de los que hablo y los palos en las ruedas). No digo ni mucho menos con esto que de hacerlo tengan éxito, pero lo que si creo que se puede asegurar es que así es imposible lograrlo (salvo 1 pelotazo particular). Sobre el tema de las editoriales, quiero aclarar que el hecho de autopublicar no implica que nadie revise tu obra. Lo que quiere decir es que tú lo gestionas todo. Y eso implica encontrar a alguien que lo revise por ti, alguien que te corrija la obra… no que vayas solo ante el peligro y que así te quites de problemas. La editorial está muy bien para muchas cosas pero no para otras y no hay error o acierto, todo dependerá de cómo lo enfoques. Porque mucha gente espera durante meses un mail que simplemente diga «Gracias por habernos mandado tu obra pero no estamos interesados» que nunca llega. Y en esos seis meses se pueden haber hecho muchas cosas. Eso si llega el mail. En cuanto a maquetación, que no hablamos de mandar un cohete al espacio, hay cientos de tutoriales en youtube que te dan todos los detalles para dejar tu obra con un formato profesional. Requiere de esfuerzo y de tiempo (amén de ganas) pero es algo que se puede hacer. ¿Te quedará igual? Obviamente no. ¿Será más que suficiente para tener un aspecto profesional? Rotundamente si. Voy a buscarte en Twitter y a seguirte si te encuentro ya que me ha parecido un gran comentario y estaría genial poder saber más cosas que te ha enseñado la experiencia y que podría servirnos a muchas personas que empezamos en esto. Recibe un afectuoso saludo!

      1. Te diré que no hablo desde la inexperiencia cuando digo que prácticamente nadie vive de escribir, y no porque no le dediquen tiempo o no se lo tomen como un trabajo, es que las ganancias por venta de cada libro que te quedan son del 10% eso supone que de un libro de 17 euros, por ejemplo, por poner un precio medio, te dan a tí 1,70€, cuantos libros tienes que vender para sacar un sueldo decente al mes? Haz el cálculo. Sacar un libro lleva tiempo, meses de trabajo de varias horas diarias, dejarlo reposar un tiempo para releerlo «en fresco» y empezar la primera corrección, después esperar la revisión profesional, de uno o dos meses más, otro mes para volver a revisar tú y enviar ya la editorial para comenzar el proceso de edición, te diré que le tiempo medio de trabajo son mínimo dos meses de revisión, maquetación y diseño por su parte ( hablo de editorial de auto-edición) si es tradicional, también de 2 a tres meses mínimo para tener el libro en el mercado, luego, ponte a venderlo como loco , porque, las editoriales no venden libros, ninguna, tu haces el trabajo de promo, visibilización, etc… y si no te conoce nadie porque es tu primer libro publicado, qué crees que pasa? pues, al menos, un par de meses antes de que empiece a venderse en condiciones, si es que eso llega a suceder ( los primeros te los compra tu familia y tus amigos que te quieren mucho ¿Y luego qué? a darte a conocer en redes, en ferias, librerías…todo eso es tiempo y trabajo constante que no se hace de un día para otro. Y, mientras tanto ¿ de qué vas a vivir? Conozco muchos escritores, y ninguno, ninguno de ellos, subsiste sólo de los beneficios de lo que publica ( por cierto, que con editorial tradicional vas para un año en empezar a ver un euro y con auto-edición, con suerte, cada tres meses) Prácticamente nadie vende al mes tantos libros como para vivir de eso, por mucho tiempo y trabajo que le dedique ¿ Sabes cuál es mi media diaria de trabajo? De tres a cuatro horas de redacción, de 1 a 1 y media de información, media de preparación y actualizacion (manejar redes, wordpress) de 1 a 1,30 de Redes sociales ( postear algo en condiciones y comentar de otros) ¿Sigo? Salen mínimo las 8 horas diarias que se dedica a cualquier trabajo ¿Crees que mis beneficios mensuales están en torno a los 1.200€ que gana cualquiera en un sueldo medio decente ( porque de mileuristas, muchos han bajado a ochocientos euristas, en fin) me refiero a un sueldo para vivir dignamente. Si conoces algún escritor de carrera profesional larga, pregúntale si ingresa esa cantidad al mes. Tú hablas de tomártelo en serio, yo hablo de la realidad con la que te vas a encontrar cuando empieces a publicar: miles de libros en el mercado con los que competir, miles de auto-publicados que no han pasado ningún filtro de calidad, que desencantan a los lectores para volver a gastar su dinero en un libro, los premios planeta y compañía que todo el mundo quiere ¿De verdad crees que la gente gasta tanto dinero al mes en libros? la respuesta es no. No quiero desesperarte, sólo quiero contarte la verdad de la situación ( es verdad que cierran todas las semanas editoriales, que hay librerías en zonas muy buenas, que pasan semanas sin vender un solo libro…) Ah, y con respecto a la maquetación del libro, puede quedar decente haciéndolo tu, pero el diseño o cubierta del libro ( por cierto, te diré que es como un 80% del éxito de venta, por que sí, las portadas venden libros y son fundamentales -la otra parte prioritaria es, por supuesto, una sinopsis atractiva- ) no tiene color cuando te la haces tú que cuando cuentas con un diseñador profesional, por muy bonita que te parezca a tí que ha quedado. Espero haberte ayudado, puedes consultarme cualquier duda y te ayudaré encantada.
        Un saludo.

      2. Gracias de nuevo Vanesa! Poco a poco nos vamos entendiendo mejor y es estupendo, como te decía, poder cambiar ideas con alguien que tenga experiencia en el tema y varios libros publicados. De nuevo, creo que hay un plano muy importante que estás descartando y al que, en tu primer mensaje, te referiste como «error». Hablas de un 10% de beneficios sobre una novela de 17 euros en tu ejemplo que define perfectamente bien un contrato estándar con una editorial tradicional. Pero es que ahora las opciones son muchas más y eso es algo contra lo que las editoriales están peleando como explico en mi entrada porque obviamente no les hace ninguna gracia. Ahí tienes a una, si no la más importante, de las ventajas que te aportan otras plataformas de autopublicación. Por poner el ejemplo más famoso, Amazon. Amazon te da de un 30 a un 70% de beneficio (un 70 si el libro reune una serie de condiciones y el precio va de 2.99 a 9.99 en formato electrónico). Ahí, tus cálculos se rompen y el modelo de negocio, varía. Otra cosa que haces de nuevo es asociar eutopublicación con baja calidad y creo, de nuevo, que no es acertado. Yo no te hablo de la cantidad de libros sin calidad que no han pasado filtros como bien dices y que no son competencia ante un libro serio. Porque si tu libro es serio y te has tomado la molestia de llevar a cabo una serie de pasos con profesionalidad, competir con ellos sería como decir que Pérez Reverte compite con ellos y eso no es así. Tú «compites» con libros de ocio como el tuyo y de tu género que son profesionales. Asociar, repito, autopublicación a baja calidad literaria o de acabado creo que es infravalorar a mucha gente que lo está haciendo bien. Haré otro post en algún momento que se enfoque en temas de monetización en ese escenario y cómo puedes maximizar el beneficio para no ser dependiente de un mero 30-70% (que en cualquier caso es mucho más que un 10%) pero si no esta entrada se eternizará. Para acabar, por supuesto que la portada es clave, y una vez más, autopublicar no significa contratar a un ilustrador (es lo que he hecho yo). Uno debe pagar por lo que no sabe hacer o puede aprender. Yo he podido aprender maquetación porque creo que es algo que con un poco de tiempo y esfuerzo no es en absoluto complicado pero no puedo aprender a hacer ilustraciones ni dibujos y por eso pago a un profesional igual que pagaría una persona que vaya con una editorial y no le incluya la portada. Creo que, en general, hay muchísimos malentendidos con lo que significa autopublicar, ideas para nuevas entradas aunque aquí hayamos tocado. Obviamente, y para acabar, no mucha gente vive de la escritura porque, repito, obviamente una gran mayoría de gente no se dedica a ello de manera profesional y plena. En tu caso relatas los sacrificios y esfuerzos y eres un caso, pero creo que no es descabellado admitir por ninguno de los dos lados que serás una excepción y que lo normal será alguien que escriba un par de horas (en el mejor de los casos) al día (en el mejor de los casos) en las horas extra que te dejan tu trabajo y tu vida. ¿Cómo es la calidad de un escrito cuando te sientas fundido después de 8 horas de curro? Mis tiros van, de nuevo, por ahí. Entiendo tu posición realista desde tu experiencia que no pretendo cambiarte. Pero es que te hablo de enfoques diferentes y de un trabajo a jornada completa de escritor donde produces a más velocidad contenido de más calidad que puedes monetizar de más formas y con más margen. Otras reglas completamente distintas. De nuevo un afectuoso saludo y espero que sigamos cambiando ideas pronto

    1. ¡Gracias Lalo! Apuntado queda aunque por ser Blogger no me resulta fácil darle a seguir pero voy a investigar cómo hacerlo. Si tienes twitter será un placer agregarte, me encuentras en @BJSal3 y ahí podemos estar en contacto o en Facebook a mi usuario o en mi página «El epílogo perdido». Gracias por esos animos compañero y espero que sigamos en contacto!!!

  2. Gracias por compartir tu experiencia que, sin duda, ilustra el camino por el que hemos andado o el que deseamos explorar. Para mí escribir se ha convertido en un medio que me permite expresar mis sentimientos, ideas (a veces un poco locas), mi actitud ante las cosas y sobre todo, jugar con el lenguaje que, dicho sea de paso, trato de utilizarlo correctamente. Me encantaría dedicarme solamente a leer, a escribir y a continuar con el intento de convertirme en una escritora. Seguir aprendiendo y a atreverme a publicar por blog, todo lo que se me ha ocurrido. Te invito a visitar mi blog http://irmabarquetcomparte.blogspot.com/
    Recibe un cordial saludo.

    1. Hola Irma y gracias también a ti por compartir. Es bonito que hayas dado ese paso hacia compartir tus ideas y que, si ese es tu sueño, vayas andando los pasos en la dirección correcta, entendiendo el negocio que hay detrás y cómo monetizar. Un saludo y por supuesto que chequearé tu blog. Hasta pronto!

    2. Hola de nuevo:
      En primer lugar, las formas de monetización son las mismas, es decir, los beneficios «limpios» que te quedan después de gastos y tiempo dedicado. Lo primero, decirte que mi segunda edición de Gabriel y la primera de El tipo del abrigo gris las he publicado con editorial de autoedición, de modo que, de ningún modo, pienso que autoeditar sea sinónimo de mala calidad, para nada. Te explicó: Amazon te da el 50% de los beneficios de venta, pero trabaja en impresion bajo demanda ( a no ser que haga directamente los libros con ellos, que también se puede) de modo que el 50% que te queda es el del 50% de losbeneficios, porque el otro 50 son costes de impresión; en cuanto a la autoedición, estás un poco mejor, pero también de beneficios en torno a un 40-50% del PVP, no más, ten en cuenta que los costes de imprenta los pagas tú, y no son baratos. Los beneficios netos por libro oscilan entre los 6 y los 9 euros de media, en esos casos, aun así, ya te puedes hinchar a vender todos los meses para vivir solo de eso. Por otra parte, dedicarte plenamente a escribir, es decir 8 horas al día es posible, mientras tanto quizá te corten la luz porque Iberdrola quizá no entienda bien tu plena dedicación a la escritura, si hablas de un buen libro de unas 300 páginas de media, no tardarás menos de 3 meses en hacer algo en condiciones, como primer borrador, y te repito, la editorial no va a vender tus libros, ya puedes dedicarle horas y horas a promoción, redes sociales, librerías, etc, ( por no hablar de que las librerías no aceptan libros de autoedición sin ISBN, mucho cuidado con eso) eso serían otras 3-4 horas diarias, con suerte te da tiempo para comer. En unos meses, si quieres hablamos de nuevo, cuando ya lleves con tu primer libro a la venta un tiempo, y me dices cuál es tu experiencia y lo que realmente ha tenido que ver con tus expectativas. Comparto contigo la idea de que el hobby en hobby se queda, que hay que tomárselo en serio, formarse, mejorar y dedicar muchas horas, te he puesto mi ejemplo porque hablo x propia experiencia, pero cuando entres en este complicado mundo de publicar y conozcas otros escritores profesionales verás lo que te digo… Ah, y te repito, compites con miles de libros, muchos que salen en tv, anuncios, etc, d escritores muy conocidos que no dejan de meter x los ojos a la gente, quizá ni siquiera son tan bueno, de hecho, suele suceder, pero suena el nombre y el lector cree que es una apuesta segura, a ti no te conoce de nada, eres uno más en un mar de miles… ¿ Controlas algo del algoritmo de Facebook para las páginas de fans? Resulta que la visibilidad de tus publicaciones la verán en su feed entre el 2 y 3% de tus seguidores, sabes lo que significa? Pues ponte a pagar anuncios si quieres tener una visibilidad decente; ya no hablamos de los gastos que supone enviar libros que tú ya has pagado x autoedición a reseñadores gratis, regala el libro y paga envío certificado, si quieres que alguien te conozco más allá de tú familia y tus amigos, y poco más… En fin, ni quiero ser pesada, ni quiero decepcionarte, solo digo que las ilusiones son una cosa y la realidad otra muy diferente, te habla quien ha apostado 100% por su carrera profesional como escritora, tengo defecto de no saber hacer nada a medias. El mundo editorial no es un negocio bollante, no se venden tantos libros como piensas, te lo aseguro, la gente prefiere comprar cualquier otra cosa antes que libros ( aunque siempre hay un mercado para ellos, no es tan enorme como nos gustaría) Un abrazo, si quieres responder al comentario, te contesto encantada, tampoco me gustaría alargar esto hasta el infinito. Encantada de ayudarte en privado en todo lo que necesites para que llegues lo más lejos posible. Un abrazo.

      1. No hay necesidad de alargarlo hasta el infinito 🙂 entiendo tu punto de vista y lo comprendo. Sé perfectamente de todos los conceptos que hablas ya que, como te digo, no haber publicado aún no significa que no me haya dedicado a aprender de qué va esto. Como dije en el post, en muchas cosas acertaré y en muchas otras tendré que ver que no es verdad pero tu visión, que es la general, no la comparto 100%. Los beneficios limpios de un 10% sobre las ventas no son los beneficios de un 70% de las ventas. Sobre el ISBN, te cuesta 45€ adquirir uno para tu libro si no quieres quedar a expensas de Amazon, gasto asumible. Y sobre pagar luz, comida… evidentemente, las circunstancias de cada uno, son de cada uno. Una perspectiva más positiva o más negativa (que no por ello menos o más realista) también van con uno, con su vida y con sus experiencias. Como decía en la entrada, escribo ahora precisamente para poder contar luego qué ha pasado en el proceso y si escribo a oscuras con una vela o no. De todos modos, creo que el debate se mancha con todos los temas laterales que genera. Yo insisto, hay gente que vive de escribir, eso es un hecho. Y no todos se llaman Stephen King. ¿Competencia? Vete a hacer una entrevista de trabajo en cualquier industria… la competencia está en todas partes. Pero es que ahí, en el fondo del discurso está una de las claves: la promoción. Me hablas de feeds y de anuncios y ahí es donde va a residir una de las claves de ese éxito. Como si vendieras zapatillas deportivas en vez de libros. ¿Vas a echarte atrás porque ya existe Nike? Lo que repito es que vivir de algo, especialmente si es algo difícil, requiere de esfuerzo y de aprender mucho. No vendo humos, hasta el punto de que yo no doy cursos, estoy aplicando estas cosas en mi y ya comentaré cómo va saliendo el tema. Una de las decisiones para ello es publicar en inglés como ya comentaba, y abrir mercado. ¿Hay muchos escritores en inglés? Claro, pero no creo que ese sea el debate. Es difícil tocar tantos temas y no pretendo ni mucho menos sentar cátedra porque yo no soy nadie, tú verás, me creé las redes «antes de ayer» y hoy tengo 19 seguidores en twitter desde que empezase en Noviembre. Como verás, este proceso lo empiezo desde 0 pero tengo claro que se puede porque conozco a mucha gente que lo hace y me fijo en ellos más que en todos los que me han repetido constantemente que siguiera con una profesión exitosa y un salario fijo. Te agradezco la ayuda que me ofreces y con tus comentarios haces mucho y si en el futuro quieres ayudarme a darle más luz a la novela que tengo a punto de salir, pues iremos rompiendo ese otro mito de que «entre escritores cuchilladas» como si nos fuéramos a robar lectores en lugar de echarnos una mano y darnos más luz de forma recíproca. Te deseo un feliz finde y que sigamos en contacto

  3. Por supuesto te ayudaré con tu novela si me lo pides. Ya irás viendo por ti mismo cómo va esto de las ventas y los porcentajes que quedan de los libros ( el gasto de imprenta oscila entre 6 y 9 euros por libro de una media de 250-350 páginas, los beneficios nunca son del 70%, a no ser que vendas tu libro a 20€ o más , lo que reducirá tus ventas considerablemente con respecto a quien vende el suyo a 12 o 15; las correcciones profesionales están como mínimo en 400€ para una novela de las que te digo, es decir, ya estás poniendo bastante dinero por delante, si además hablas de pagar publi… pues eso, las cuentas…) . Opino como tú, cada uno compite con su talento, es absurdo pensar que si ayudas a otros, vendes menos tú, la decisión de los lectores de comprar tu libro no se va a basar en eso. Ya sabes mi mail. Un abrazo grande.

      1. Gracias María, la verdad es que ha tenido muchísimas visualizaciones comparadas con las que tengo regularmente por lo que, visto el interés, seguiré compartiendo cosas sobre esto. Gracias por tu comentario y espero que sigamos en contacto

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.