Microrrelato: El monje y la mula

Una mañana en que mi maestro y yo volvíamos del mercado nos encontramos con una multitud en el camino hacia el templo. La mula de un comerciante se había tumbado junto a su carro de madera y no quería moverse.

—Hay que azotarla —decía un ganadero de aspecto hosco.
—Necesita agua —señalaba una joven portando un cántaro.
—Está vieja —gritó un niño con malicia.

El monje se acercó hasta el animal y, tras un par de lentas caricias, le susurró algo al oído que ninguno de los presentes fuimos capaces de escuchar. Al cabo de unos instantes la mula, clavando las rodillas en el suelo, se alzó dispuesta a proseguir la marcha.

La gente comenzó a aplaudir mientras mi maestro, imperturbable, volvía al camino sin despedirse de nadie. Cuando me disponía a alcanzarlo, una mano tiró de mi brazo.

—¿Qué le ha dicho tu maestro? —preguntó la pequeña hija del comerciante.
—Mi maestro ha hecho un voto de silencio y jamás habla —respondí antes de salir disparado dejando plantada a la niña con su cara de asombro.

Aquella noche, al calor de la hoguera, mi curiosidad estalló.

—Maestro… ¿En verdad le ha dicho algo a la mula?

Riendo a través de sus astutos ojillos, el sabio cogió su cuenco lleno de agua y lo vertió sobre el fuego, consumiéndolo. Cuando la última de las ascuas se apagó, volvió a mirarme mientras señalaba el humo.

—No entiendo, maestro —dijo mi aprendiz con la misma frustración que sentí yo entonces.
—Un ganadero ante una bestia solo sabe azotar. La cantarera, que no maneja más que agua, cree que en ella está la respuesta a cualquier pregunta y el niño —prosiguió—, tan solo sabe burlarse en su ignorancia.

Los ojos del joven brillaron en ese momento igual que hicieran los míos hace ya tantos años.

—La mula no tenía ningún problema y tu maestro no le dijo nada —contestó—. El problema lo tenían los demás en el momento en que dejó de comportarse como ellos esperaban.
—Solo tú decides cuándo andas y cuándo paras, pequeño maestro —respondí a mi aprendiz mientras me sonreía orgulloso.

B.J. Sal
Septiembre 2020

Todos los contenidos de esta web han sido registrados a través de SafeCreative

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.